sábado, 21 de agosto de 2010

Las cosas como son

Los patoteros son ellos, que mataron a Kosteki y Santillán, a 39 personas en la crisis de 2001, a Carlos Fuentealba.
Los anti-democráticos son ellos, que durante décadas deshicieron el Estado y lo pusieron en manos de unos pocos poderosos.
Los maleducados son ellos, que todos los días desperdician horas y páginas de los diarios para enseñarnos que millonarios y vedettes son figuras relevantes en una sociedad.
Los barrabravas son ellos, que sacaron a las Madres de la Plaza a palos y con los mismos palos reprimieron el reclamo de jubilados, docentes, indígenas y estudiantes.
Los corrruptos son ellos, que lo vendieron todo y se quedaron con todo.
Los autoritarios son ellos, que durante décadas nos mostraron una sola posición.
Los que no respetan las reglas son ellos, que se apropiaron de empresas del Estado para después fundirlas, sin respetar contratos, condiciones ni inversiones.
Los que censuran son ellos, que tienen medios de comunicación que representan el 80% de lo que vemos, escuchamos y leemos.
Los que "atentan contra la libertad de elección" son ellos, que se quedaron con los depósitos de los argentinos, que nos muestran siempre a los mismos candidatos, que nos cuentan siempre la misma historia.
Los cómplices de la inseguridad son ellos, que dejaron el país con un 35% de desocupación, un 50% de pobres, un sistema de valores destruido, una sociedad basada en el éxito fácil y una descomunal brecha entre ricos y pobres.
Los hijos de puta son ellos, que recortaron salarios, jubilaciones, pensiones y subsidios de muchos, para que unos pocos ganen demasiado.
Los que no tienen memoria son ustedes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Mmm, Enzo, el problema aquí es complejo, y es que tu texto lleva verdad, pero olvida que en el pasado "Ellos" incluía a "estos" de varias maneras, mucho me temo que los únicos "inocentes" aquí somos nosotros y tenemos que tratar de mantenernos unidos, por nuestro propio bien, después de todo no somos más que el hueso por el cual los perros pelean.

Max.

Anónimo dijo...

Que feo cuando se te nota la hilacha K.

Anónimo dijo...

Ser dueño de un 80% de los medios no es censura.
Que te prohíban consumir ese 80% si lo es.

Maestruli dijo...

Max (1er comentario), sí que es complejo este asunto. Porque ni siquiera nosotros somos inocentes en todo esto. Muchos de nosotros aprovechamos el famoso "uno a uno" para viajar al extranjero, mientras se iba formando y consolidando ese 50% de pobres que hubo. Nadie protestó hasta que no le sacaron los ahorros que daban intereses surrealistas en dólares.

Igual concuerdo con Enzo. Censura también puede ser decidir qué poner como titular y qué en la página 40 chiquitito.