sábado, 15 de mayo de 2010

Casos extraños

Juro que había copiado una nota para ejemplificar cómo hace un medio de comunicación para inocularnos maneras de ver el mundo. Juro que encontré palabras subjetivas, falta de fuentes y hasta cacofonías horribles. Juro que cada vez que la quería subir, aparecía distinta, con cambios, la letra más chica, el texto desordenado. Es decir, juro que esta cosa me impidió -por obra de vaya uno a saber quién- demostrar con un ejemplo concreto lo que hacen los diarios cada día, de modo continuo, desde siempre.
"Juro que es la primera vez que me pasa".
Tengo miedo, nene.

No hay comentarios: