sábado, 15 de mayo de 2010

Miedo a volar

El pibe se acerca, pide una cerveza; lo mira al otro, que tiene un vaso en la mano y está a punto de dejar la barra.
-¿Así que te vas de viaje, Maqueira?-dice.
-Sí, sí. La semana que viene.
-¿Y cómo te llevás con el avión?
-Le tengo pánico.
-Yo también.
-Me siento muy...
-Indefenso.
-Sí. Además, cuando te estás cayendo...
-Una muerte horrible.
-Espantosa.
-Igual, estoy tranquilo porque ya se cayó un avión.
-¿Viste?
-Sé que es muy malo de mi parte, pero estaba esperando algo así para estar tranquilo.
-Te entiendo.
-La probabilidad de que se caiga otro en una semana es mínima.
-Ojo, eh, que siempre se caen de a dos.
-Pero ya se cayó el del presidente de Polonia.
-¡Tenés razón!
-Tres ya sería demasiado.
-...
-¿No?
-...
-¿Vos qué decís?
-No va a pasar nada.
-No, ¿no?
-Viajá tranquilo.
-...
-La vas a pasar re-bien, vas a ver.
-Sí.
-...
-...
Y se abrazan los dos.

2 comentarios:

Fede Becerra dijo...

Jaja, sabés que yo siempre pienso eso mismo? O la tipica: che tene cuidado cuando andás por la calle; no, ma ya me chorearon ayer, 2 veces en la misma semana no va a pasar.
Razonamiento cuasi irrefutable pero nada garantizable.
Saludos Enzo, pasate por mi blog cuando puedas.

Anónimo dijo...

si todavia no volviste no leas esto, pero te tengo malas noticias, cuando se cae un avión, se caen 3. En las dos semana siguientes al primero se caen dos mas. Es ley, preguntale a cualquier piloto, las escuelas de pilotos después de un primer accidente tienen menos gente en las siguientes dos semanas porque todos saben que faltan caer 2 más.
Espero que llegues de vuelta sano y salvo... pero esto pasa permanentemente....