lunes, 5 de abril de 2010

Algunos minutos con George Delerue

Porque, sin este tipo, Godard no hubiera logrado que Le Mépris fuera una de esas películas que uno quiere ver cada tanto, en las mañanas de verano; ni tampoco hubiera sido posible que Truffaut lograra filmar un poema sobre los sentimientos, con las mismas escenas con las que cualquier otro nos hubiera enrostrado un triángulo amoroso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué regalo!Gracias!
Mara Patagónica