domingo, 7 de marzo de 2010

Putitas









¿A quién miran sacando trompa, los ojos de gata mala, el escote en picado y luz cenital? ¿A su futuro próximo novio que las hará sentir dueñas de alguien? ¿Madres de un tipo? ¿Señoras de bien? ¿A su hipotético marido, el hombre panzón rotoso que mirarán con desánimo cuando también ellas pierdan la forma, los labios en trompa, la cámara digital y el fotolog?
¿A quién miran cuando se besan con una amiga y después le dicen "te amo", y con el pelo sobre los hombros se ríen de la picardía? ¿Quizás al papá de la nena? ¿Quizás al papá de la amiga?
¿A quién miran cuando salen de juerga y se emborrachan para entregarle un beso a cualquiera, y después le dicen que no con la misma liviandad, y enseguida se desdicen y vuelven a empezar, mil veces, hasta que alguno finalmente las enamora y les da para que tengan? ¿Miran al pibe decide meterles el verso para llevarlas a la cama? ¿O miran al que ya se los metió?
que ¿A quién miran esas pendejas frente al espejo, de fondo pared de baño? ¿A Cumbio? ¿A la vedetona que triunfa en "Bailando" contra Ricardo Fort? ¿O miran a sus futuros hijos? ¿A las hijas que van a criar tan taradas como son ellas? ¿Al tipo de la tele, al macho de turno, al novio de la amiga, al vecino, al profe y al barman?
¿A quién miran desde esas fotos con la misma cara de gata, el mismo peinado, el mismo escote y la misma nada? ¿Al pobre viejo que se calienta mirando sus fotos? ¿O miran a Evita, Simone, Marguerite, Piaf, Niní, Sara Gallardo, Silvina Ocampo, Agnés Varda, mi amiga Stamponi y Florence?
¿No se les cae la cara de vergüenza cuando miran así, todas igual, todas tan bobas? ¿Cuando se ven en las fotos, haciendo trompita y escribiendo cursi, pensando tonto, repitiendo lo mismo que escucharon en algún canal? ¿A quién miran cuando se van de vacaciones a idéntica playa, y bailan la misma cosa, y se animan a decirle "negro" a un tipo que sabe lo que es laburar? ¿Miran a la muerte, al sexo, a las estrías y la piel de durazno? ¿O miran al "tránsito lento", las "mariposas en la panza" o alguna de esas pavadas que les enseñaron a recitar?
Algunos logros después de la píldora y la revolución sexual: Que las mujeres tengan su día. Que tengan sus tetas al aire. Que puedan votar y que cualquier pendeja boluda llegue muy lejos mostrando la cola.
Y que ignoren todo de la vida. Que lo ignoren por completo. Que vivan metidas en un fotolog, en un boliche, en la revista Cosmo, en la novela del prime time, en los calzones de Gonzalo Heredia, en el tema del verano, en Esperanto y en la última propaganda de Quilmes, "boluda, ¿viste qué buena que está?".
Para todas esas chicas que se merecen algo así: Feliz día de la mujer.
A las otras, la esperanza.

5 comentarios:

Laviga dijo...

Y ni siquiera las tetas al aire...

http://www.youtube.com/watch?v=nW9mbaQVU6k

stamp dijo...

uh.

protohumano dijo...

BRAVOOOOOO, BRAVOOOOO!!!! QUÉ BUEN TEXTO Y QUÉ REPRESENTATIVO DE TANTOS DE NOSOTROS QUE PENSAMOS IGUAL SOBRE ESTAS PIBITAS, QUERIDO ENZO... BRAVOOOO!!!

Ana dijo...

Estas minas no son putitas, son pseudo-putitas. Las verdaderas putitas cojen, tendrán sus razones. Será por gusto (?) porque les gusta mucho cojer, porque necesitan la plata para vivir y no pueden trabajar de otra cosa y quizá sean muchas cosas más además de putitas. Pero estas no disfrutan del sexo, disfrutan de calentar y de creerse que con eso se llevan el mundo por delante, son mujer contentas de sentirse mujeres objeto.
Llegado el caso yo soy putita por gusto. Si tengo que tomar la iniciativa, la tomo. Ahora son pocos los hombres que se bancan eso, que una mujer pueda garchar a piacere. Y además de putita, leo, escribo, estudio, trabajo y soy madre. Ama de casa ni en pedo.

Ana dijo...

Y otra cosa: En mi caso un hombre me puede resultar atractivo fisicamente pero mucho más atractivo me resulta un hombre que escribe como vos. Mis fantasías no empiezan siempre por lo que veo, a veces llegan más profundo por lo que leo.
Y con esto que dije me mandé al frente y si se publica algún día la novela que estoy escribiendo espero que no la juzgues mal por este traspié expresivo.