martes, 16 de junio de 2009

TV berreta

La televisión abierta de hoy en día no está hecha para la clase media instruida, sino para las clases bajas. La clase media "coolta" se entretiene con la programación de cable, con Internet y la Play Station. Puede disponer del dinero suficiente para comprar un libro o asistir a un recital del artista internacional de turno. Su mundo lúdico es más amplio, en cuanto es más amplio el acceso que tiene a alternativas pagas. Marcelo Tinelli puede resultarle una opción válida, pero no la única.
Las clases medias no instruidas o las clases más bajas dependen en mayor medida de la televisión como vía de entretenimiento. Al poseer menores recursos económicos, las opciones disminuyen drásticamente. Y un menor ingreso económico implica, en algunos casos, una educación incompleta. Quienes lograron estudiar a pesar de las dificultades económicas, difícilmente encuentren un espacio en donde mantener vivo el pensamiento crítico y abstracto propio de cierta formación académica. La simpleza del mensaje televisivo rápidamente terminará por vencer cualquier intento de complejizar la realidad. Quienes no tuvieron esa primera posibilidad, por su parte, jamás comprenderán los contenidos pensados para aquéllos.
La televisión es berreta como es berreta la cerveza Palermo. Porque está pensada para los pobres. Y los pobres nunca tuvieron tiempo para ponerse a pensar.

No hay comentarios: