martes, 3 de marzo de 2009

Las manos, como sapitos que estallan en el aire.

No hay comentarios: