viernes, 13 de marzo de 2009

Sobre la Ley de Radiodifusión

http://www.coalicion.org.ar/

En esta página están bastante bien explicados los 21 puntos de la nueva Ley de Radiodifusión. Es un cambio profundo y, seguramente, se van a decir las pelotudeces de siempre. Así que es mejor saber con tiempo de qué se trata, y entender por qué a los medios de comunicación masivos no les interesa para nada que la ley sea sancionada (ni que el gobierno que la promueve tenga el apoyo de la opinión pública).

10 comentarios:

Dan Iffig dijo...

Disculpá que comente en un sitio donde, vista la temática de mi acotación, no corresponda. Llegué por pura casualidad a tu blog, buscando métodos para aniquilar grillos visto que tengo la casa plagados de ellos y no me dejan dormir. Se me ocurrió, entonces, hacerte el siguiente comentario.

Hace poco menos de un año me robé del Carrefour tu libro 'Historia de putas', pensando encontrar algo completamente revelador, divertido y, por qué no, repugnante.

Hay historias que me gustaron mucho y son hasta desgarradoras, sabiendo llevar correctamente al lector a un desenlace inesperado y desesperante. No son la mayoría, sin embargo; el grueso de los relatos deja en evidencia un gran estudio del género, pero resulta insulso y repetitivo. La estructura general del libro, con su intercalado de recortes periodísticos que parecen armar una "gran historia", apunta a la nada. Existen cuentos, incluso, que se contradicen línea a línea. Tendría que buscar mi ejemplar, pero si mal no recuerdo hay uno de una mujer que se metió en un prostíbulo para "recolectar historias" y le remarca al protagonista que ella "no es una puta". Un par de párrafos más abajo se jacta de ser "la mejor" o "la más puta". Estaría bueno rever este tipo de cosas.

Mis saludos.

Enzo Maqueira dijo...

Lamento lo de tus grillos, y espero que encuentres la solución. Con respecto a tus comentarios, no creo que la estructura del libro apunte a la nada. Como los relatos son todos contados desde la perspectiva de las putas (y, por tal motivo, plagado de mentiras que ellas mismas inventan), y el resultado iba a ser, efectivamente, un libro "revelador", "divertido" y "repugnante", me pareció que mi deber era mostrar esos recortes periodísticos en donde quedara constancia de que, además de esa repugnancia y diversión, también existe una realidad cruda, marginal y criminal en la vida de estas mujeres. Esa realidad es la que muestran los recortes periodísticos. Me resultaba irresponsable de mi parte dedicarme sólo a contar historias de mujerzuelas, orgías y fellatios para divertir al público, o escandalizar. Y, si bien eso es lo que tenía que tener el libro, encontré en la publicación de esas noticias un recuerdo simple del otro lado de un oficio que, como el teatro, combina la tragedia y la comedia detrás de una máscara elegida por ellas para representarnos su personaje.

Pandita dijo...

Esto me recuerda a cuando Castillo contó cómo vió a un chabón robándose un libro de él en la feria del libro.

¿Qué tiene que ver? Poco, pero yo soy medio pavote.

Pandita dijo...

Y ojalá que se sancione una nueva ley de radiodifusión. Aunque muy lamentablemente entiendo que el proyecto de ley es el arma con la que el gobierno amenaza a Clarín, lo cual trae consigo la posibilidad de que mañana Magnetto y Ernes y los Kirchner se abracen y si te he visto no me acuerdo. Pero bueno, resulta muy valorable que el gobierno promueva una nueva ley de comunicaciones, aun en el caso de que yo esté en lo cierto y sea básicamente una arremetida contra Clarín y no algo surgido de una verdadera convicción. Igual vale.

Dan Iffig dijo...

Lo que a mí no me cierra es el hecho de titular el libro de esa manera, ilustrarlo con una portada decadente donde los colores sugieren frivolidad, crudeza y lujuria de alquiler para, luego, desarrollar historias que, cambiando un par de adjetivos, no serían extrañas en la vida de una señora de barrio o, peor aún, son parte del grupo de "la chanchada light" que pudimos ver en los talkshows de hace unos años.

El problema no es que cuentes "sólo" historias de mujerzuelas, orgías y fellatios, sino que no lo hacés. Siendo así, lo siento vacío, inconcluso. Cada vez que una historia promete, se desenlaza de la manera más políticamente correcta posible y deja al lector -ya que estamos en la temática- en un polvo a medio acabar.

Enzo Maqueira dijo...

No estoy de acuerdo Dan. Es decir, no sé qué más podés esperar de historias de putas. Y si se parecen a las de las señoras de barrio, será porque las señoras de barrio y las putas son la misma cosa, sin menospreciar a ninguna de las dos. Es probable que la única diferencia sea que unas cobran y las otras no.
Como está explicado en el prólogo, el libro está escrito por ellas, no por mí. Soy consciente de que las historias que me contaron no tienen por qué ser ciertas, y que probablemente me hayan mentido, como lo hacen siempre. Pero el objetivo era mostrar lo que ellas querían contar y, en todo caso, completar lo que faltaba con esos recortes periodísticos. En fin. El libro es tuyo y vos lo lees como tu experiencia te indica. Otros lo leyeron de otro modo. Y yo, seguramente, no lo escribí de ninguna de esas maneras. Espero que el próximo te guste y, si no es así, entonces tendrás que robarte el libro de otro autor (te recomiendo a Gustavo Nielsen, si buscás morbo políticamente incorrecto). Abrazo.

Enzo Maqueira dijo...

Sea lo que sea, sirve. Clarín es un monstruo que hay que parar de algún modo. "La gente" (diría Clarín) no tiene idea de lo que es ese diario y del modo en que nos maneja la cabeza.

protohumano dijo...

ni con el gobierno, ni con clarín, ni con los ruralistas... !!!!!!!
Basta de pensar que las cosas son o blancas o negras, todos se pelean por la torta que después ninguno de nosotros va a comer. Punto y aparte.

Nerina dijo...

Dan, cariño, evidentemente te robaste ese libro y no otro (en Carrefour venden unos cuantos) porque te salía más barato que comprarte la Playboy en el kiosco para acariciarte un rato. Un par de pesos gastados en el propio placer, nunca está mal. De todos modos, me parece muy valioso que en tus últimas líneas reconozcas por qué te molesta tanto que las historias sean políticamente correctas. Digo, por lo del polvo a medio acabar, no? ;-)

Santiago Y dijo...

Ademas de poetico, muy finos sus comentarios Srta Nerina