domingo, 11 de enero de 2009

Teatro mágico

Un millón de seres que se aplastan, unos a otros, en un cuerpo que los contiene/aferra/ahoga/atormenta.

La liberación es posible si el espectador está dispuesto a liberar, también, su millón de seres perversos, ingenuos, medidos, exageradamente obscenos.
Actor y espectador se vuelven espectador y actor, alternadamente.
El aplauso y el vómito son la respuesta al encantamiento mutuo.

Ése es el teatro mágico.
Un encuentro de dos cuerpos que buscan la disolución, hastiados de actuar la farsa del ahogo ante quienes jamás comprenderían.

(Regreso - nunca casual - a El lobo estepario)

3 comentarios:

MR BLOG. dijo...

Yo soy el Lobo Estepario...amo el Lobo estepario...cuando muera que me entierren con un ejemplar de el Lobo estepario y con otro de las rimas de Belèn Francese, el ùltimo solo por la foto de la portada jajaja.

Enzo Maqueira dijo...

Usted es un verdadero Lobo Estepario. No se muera nunca, Mr. Blog.

MR BLOG. dijo...

No me diga eso Maqueira, que la inmortalidad es "SOLO PARA LOCOS".