domingo, 21 de diciembre de 2008

El viejo

Se murieron sus abuelos, sus padres, sus amigos y sus hermanos. Y aunque en el trajín de las defunciones también sucedieron nacimientos (y nuevas personas que formaron parte de él) al final sentía que era un viajero de un tiempo futuro que le tocaba vivir por error. O por causa de un olvido que, ingenuamente, atribuyó a quien le había estado rezando en sus ochenta y siete años de esperar la muerte.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No sé que decir...Quiero poner un comentario pero me dejaste sin palabras.

MR BLOG. dijo...

ENZO, QUE TENGAS UNA MUY FELIZ NOCHE BUENA...(CUIDADO CON LAS COPAS DE MÁS QUE "EN LA BORRACHERA TODOS LOS GATOS SON PARDOS), UN ABRAZO Y GRACIAS POR ESTE BLOG QUE NOS REGALÁS.