miércoles, 26 de marzo de 2008

El evangelio según Doña Ramona

Como su nombre lo indica, una "peca" es una marca de los pecados que cometemos en la vida. Las gentes de pecas abundantes, no son otra cosa que grandes pecadores. Cada una de esas marcas representa un pecado: las más pequeñas, apenas perceptibles, pueden ser la huella de una mentira piadosa (que es mentira al fin y ofende al Señor) o de uno de los malos pensamientos que suelen tener los púberes en época de masturbaciones; las pecas más grandes y los gigantescos lunares representan faltas que en mucho han ofendido al Señor y que, probablemente, no puedan expiarse sino con el tránsito por los lamentos del Purgatorio.
Cuantas más pecas tiene una persona, mayores son su pecados. Por eso los negros son los grandes pecadores de la Humanidad, con sus cuerpos por completo cubiertos de pecas. También los judíos, que alguna vez fueron negros pero perdieron su color amarronado porque de ese color se les puso el alma al asesinar al hijo de Dios.
Otros grandes pecosos, los pelirrojos, no merecen ser tenidos en cuenta. Pues es sabido que no son personas, sino demonios.

1 comentario:

Paz Tyche dijo...

Ja,
entonces el photoshop es el confesionario de la nueva era, borra los pecados.
Esta Doña Ramona es muy sabia.