lunes, 10 de diciembre de 2007

Para ser una leyenda

A menudo uno cruza su pequeña vida por la gran vida de otro que viene tejiendo alguna aventura. Y probablemente uno, que camina con la cabeza gacha mirando si alguna monedita ha quedado en el suelo, ni siquiera note que se cruzó en la ruta del que viene haciendo historia. Quizás el que avanza hacia la leyenda lo tenga en cuenta a uno. Quizás tampoco él se percate de nada. O puede ser que el otro esté seguro que siempre hay tiempo para detenerse, sacar una foto, contarle a los amigos que, una vez, vio a un tipo buscando una monedita.

2 comentarios:

Ella dijo...

Existe una inocencia de la admiración: la que tiene aquel a quien todavia no se le ha ocurrido que también él podría ser admirado alguna vez.
F.N.

Memo dijo...

Aquel que va buscando moneditas , va haciendo historia para aquellos que van buncando moneditas para hacer su propia historia ....